“Os encontráis aquí por una cuestión de salud tecnológica”, así justificaba uno de nuestros Clientes la inversión que realizaba en nuestros servicios. Nos encontrábamos en pleno proceso de lanzamiento de nuestra propuesta IcS (Informática como Servicio), y aquella afirmación resumía a la perfección la filosofía de dicho servicio.

Esta empresa estaba convencida de que su competitividad dependía en gran medida del buen estado de salud de su tecnología y de su vigilancia por personal experto. La informática se había convertido en un facilitador, permitía adaptar las mejoras e innovaciones que necesitaba y lo hacía con el menor trastorno y coste posible.

SALUD TECNOLÓGICA

Llegamos entonces a la conclusión de que disponer de buena salud tecnológica significa alinear la Tecnología con los objetivos del negocio, con la estrategia de su empresa.Son muchos los factores que afectan a la salud tecnológica de una empresa y que, en la coyuntura actual en la que nos encontramos, tienen un importante impacto en el negocio:

  • Cumplimiento de normativas-LOPD

    Para muchas organizaciones el cumplimiento con la normativa de protección de datos se ha convertido en una pesada carga.

    • Algunos síntomas: ¿Tiene documentado su procedimiento de backup? ¿Verifica la correcta realización del backup? ¿Existen perfiles de usuario definidos para los accesos a las aplicaciones y datos? ¿Política de contraseñas adecuada? ¿Protección adecuada de ficheros detectados como de nivel alto?
    • Remedios: Las TIC tienen un papel fundamental para el cumplimiento de la LOPD; Debe conocer cuáles son las medidas informáticas que se deben implantar en su negocio y cómo acometerlas.
  • Seguridad de la información

    La seguridad es otra de las principales preocupaciones y quebraderos de cabeza en la actualidad; pérdida de datos, robo de información, y otras vulnerabilidades o contingencias. La información es el principal activo de las empresas, de su correcta gestión y protección depende la continuidad y competitividad del negocio; sin embargo, sigue siendo una asignatura pendiente por gran parte de las empresas. ¿Conoce los riesgos a los que está expuesta actualmente su empresa?

    • Algunos Síntomas: ¿Existe un registro de accesos a información confidencial? ¿Securiza sus comunicaciones? ¿Restringe, controla y securiza la navegación web? ¿Dispone de un sistema de seguridad eficaz para los puestos fijos y en movilidad? ¿Conoce el impacto que ocasionaría la inactividad de los sistemas en su negocio? ¿Dispone de un plan de contingencias?
    • Remedios: Implantación en su empresa un Sistema de Gestión de la Seguridad de la Información de forma personalizada, práctica y eficaz.
  • Estado de las infraestructuras y comunicaciones

    Es habitual encontrarse con empresas en las que el mal estado o funcionamiento de las infraestructuras informáticas, y en consecuencia el mal rendimiento de las aplicaciones críticas del negocio que aloja, es una fuente inagotable de pérdida de eficiencia … y de dinero.

    • Algunos Síntomas: ¿Paradas no planificadas? ¿Escalabilidad limitada? ¿Incapacidad de los sistemas para responder a las necesidades del negocio? ¿Sistemas desactualizados? ¿Complejidad de mantenimiento y gestión?
    • Remedios: Optimización de los componentes TIC de su infraestructura. Actualmente nos encontramos ante la tendencia tecnológica más importante del momento, accesible para empresas de cualquier tamaño y actividad: el Cloud Computing o la nube. Supone transformar el modelo de infraestructura física tradicional en un modelo de servicios y de pago por uso, suministrado por un tercero.
  • Proveedores tecnológicos

    Debe contar con los mejores; quienes sepan traducir sus necesidades en soluciones tecnológicas pero también aquellos que cumplan con una serie de requisitos.

    • Algunos síntomas: ¿Existe una clasificación y tipificación de proveedores en base a criticidad e impacto? ¿Está documentado el contenido o el alcance de los servicios de cada proveedor? Certificaciones, SLAs, recursos… ¿Conoce qué debe pedirle a su proveedor?
    • Remedios: Correcta gestión de proveedores. Son varios los intermediaros tecnológicos que intervienen en una instalación; su correcta gestión es fundamental para el buen funcionamiento de la informática.
  • Gestión de la tecnología – Gestión de la innovación

    La gestión de un área de vital importancia como la tecnológica es en muchas ocasiones asignada a personal no cualificado y sin experiencia. Además, deben atender esta área junto con sus tareas habituales y también en muchas ocasiones, con desagrado.

    • Algunos síntomas: ¿Informática gestionada por personal no cualificado? ¿Se toman decisiones sobre informática sin criterio? ¿A qué coste? ¿Se acometen mejoras o innovaciones en su empresa? ¿Se cumplen los plazos? ¿Existen proyectos en vía muerta? ¿Conoce los riesgos a los que se expone su empresa? ¿Y las oportunidades que pierde?
    • Remedios: IcS. Incorporación de un recurso experto, experimentado, que asuma la dirección TIC, en modo de pago por servicio sin necesidad de tener personal en plantilla, flexible y apoyado por el resto de la organización técnica de SEIN. Acordando objetivos y SLAs con la dirección de la empresa.
  • Software de gestión.

    Nos encontramos en muchas ocasiones con un ERP que no se adecúa a las necesidades del negocio, del que no obtenemos el máximo rendimiento, desactualizado…

    • Algunos síntomas: ¿Es su ERP el más adecuado para cubrir sus necesidades? ¿Proliferan en su empresa Bases de datos en diversos formatos (Excel, Access, etc) con información no contrastada? ¿Conoce todas las posibilidades de sus herramientas de gestión? ¿Existen funcionalidades no explotadas?
    • Remedios: Consultoría de adecuación de procesos – sistemas de gestión ERP.

Si leyendo este artículo ha detectado síntomas de falta de salud tecnológica en su empresa, le interesará conocer nuestra propuesta IcS; un servicio a través del cual asumimos la total responsabilidad de la informática de su empresa. Un Director TIC a tiempo parcial, con unos objetivos y alcance determinados, reportando al Director de su empresa que actualmente ha asumido esa responsabilidad y sustituyéndolo con capacitación en esa función.

En definitiva, conseguir que la informática no sea un trastorno para su empresa y si un facilitador de su negocio.