Un objetivo no se logrará a menos que sea perseguido por el beneficio que suponemos nos vaya a otorgar. Por eso los que nos hemos marcado en Sein reportaran empleo estable y contribución directa e indirecta a gasto social, y estarán indexados a volumen/ rentabilidad.

Volveré sobre ello, antes deciros que os supongo cansados de escuchar/ver 2020´s por todos los lados, Europa 2020, 2020 cero víctimas, Horizonte 2020, etc No es que se vaya a acabar el mundo ese año, ni siquiera hay razones para prever ningún efecto parecido al 2000. A alguien se le ocurrió que era un horizonte cercano o lejano según para qué, un término temporal donde poder marcarse objetivos, ambiciosos pero alcanzables. Así lo hemos visto en Sein y queremos compartirlos con vosotros.

¿Podemos estar hoy en una situación similar al albor de la revolución industrial del siglo XVIII?

sein2020-revolucion

Alguno podría pensar que sí, pero al revés, de manera invertida, y por lo tanto negativa. Un proceso de transformación económico, social y tecnológico que se inició en Europa y que se extendió unas décadas después hasta Estados Unidos, puede verse ahora invertido en geografía y en logros. Durante esa revolución se vivió el mayor conjunto de transformaciones económicas, tecnológicas y sociales de la historia de la humanidad. La pregunta puede parecer exagerada, pero es que de esa forma puede estar haciéndonos tener una visión de la actualidad que es urgente que tengamos cuanto antes.

A finales del 2008 el primer mundo comenzando con EEUU tuvo que nacionalizar sus bancos para evitar su descalabro. Todavía estamos concienciándonos de una crisis que no es una más de las que se dan cíclicamente, sino una que puede representar un cambio de modelo social y cuyas consecuencias todavía estamos por ver. Escuchamos el tópico de que esta ha sido sobre todo una crisis de valores, y así podría quedar bien explicada por la corrupción, el dispendio público, etc, pero en mi opinión eso sería una verdad a medias y por tanto, un diagnóstico equivocado.

Para empezar no es tanto una crisis global, sino una crisis de occidente, y a diferencia de las anteriores, esta vez nos enfrentamos a la posibilidad real de que lo mejor haya pasado, que nuestra “cultura del bienestar” este herida de muerte. Ese supuesto adoptado por todos de que los hijos siempre vivían mejor que sus padres se puede ir al traste, y para los que como yo tenemos hijos nos debe hacer pensar y actuar. Faltan ideas, y nos faltan líderes para llevarlas a cabo. Es muy probable que tengamos que considerar transformar y cambiar algunos mandamientos que dábamos por buenos. No vemos cambios, y las acciones y cambios legislativos que se acometen solo llevan a reducir los costes pero no a incrementar los ingresos, y esa es la línea más importante en cualquier cuenta de resultados.

Hasta antes de esta “crisis” el desarrollo de los derechos civiles y sociales, la disposición de ayudas, el desarrollo de empleo, la implantación de políticas ecológicas, etc habían tenido un avance muy importante y continuado, y ahora de repente todo se cuestiona. Leí hace poco a un articulista que decía que la gran revolución pendiente es que la gente no aspire a ganar dinero con sus ahorros, sino con su trabajo. Entonces volviendo al comienzo de este escrito, os decía que habíamos indexado nuestros objetivos en Sein al incremento de negocio, a hacerlo de una manera rentable y por lo tanto sostenible. Antonio Cancelo en el evento que realizamos el 3 de abril nos dijo que las empresas deben tener beneficios, eso es lo único que puede asegurar la creación de empleo, y con el pago de los impuestos correspondientes a esos beneficios se obtendrá el dinero público necesario para mantener el gasto social.

En Sein nos proponemos y por lo tanto nos hemos marcado como objetivos (respecto al 2013):

  • Duplicar nuestra cifra de facturación en el año 2020.
  • Todavía crecer más en empleo, por encima del 120%.
  • Además de los impuestos que correspondan dedicar un 10% del resultado a causas sociales.
  • Implantación de un sistema flexible de trabajo, en cuanto a horarios, retribución, conciliación, etc.

Seguro que esto no será suficiente para arreglar la coyuntura global, pero una vez más trataremos de dar respuesta al problema con iniciativas “glocales”. En Sein el 2020 ya ha comenzado.

Mikel Jauregui Santana
Director de Sein