Sein está en crecimiento, hace unos días leyendo sobre el Glaciar Perito Moreno me surgieron varias analogías con Sein que venían a decirnos que al igual que la naturaleza no estábamos haciendo mal las cosas.

En un mundo, en unos tiempos, en que la imprudencia humana está llevando a un calentamiento global con consecuencias imprevisibles, en un momento donde se consume sin mesura, cuando las decisiones sobre las políticas energéticas están más fundamentadas en las próximas elecciones que en una futura sostenibilidad, aun en esas circunstancias hay un ejemplo que desafía tanta estupidez.

El glaciar Perito Moreno es una gruesa masa de hielo ubicada en el sudoeste de la Argentina, en la región de la Patagonia.

Este glaciar se origina en Chile. En su descenso, alcanza el brazo Sur del lago Argentino, con un frente de 5 km de longitud, aflorando sobre el agua con una altura de unos 60 m. Gracias a su constante avance, represa las aguas de dicho lago, lo cual genera un desnivel con respecto al resto del lago de hasta 30 m. Por la presión de esta masa líquida se producen filtraciones en el hielo las que crean un túnel con una bóveda de más de 50 m la que finalmente se derrumba, en un inusual espectáculo natural, fácilmente presenciable. Situado en una zona rodeada de bosques y montañas, queda dentro del Parque Nacional Los Glaciares.

El glaciar Perito Moreno tiene una velocidad medida a unos 4 km del frente, de aproximadamente 2 m por día, alrededor de 700 m por año. Es una de esas maravillas naturales que todos debiéramos poder disfrutar alguna vez, ahora que se habla del deshielo resulta que esta masa de hielo esta en equilibrio, mejor todavía acreciendo. Si contemplamos la foto veremos un espectacular monumento a la naturaleza, todavía es mas lo que no se ve, pues tiene una altura total de 180m de los cuales 2/3 partes están bajo el agua. Se puede disfrutar de un trecking sobre una acotada parte de su superficie, ese hielo tiene más de 2000 años, saborear un whisky con unos pedacitos de el suponen un memorable capricho. El espectáculo es continuo, poder observar desde muy cerca el desprendimiento de bloques de hielo de diferentes tamaños, escuchar el estruendo que producen, y luego observarlos transformados en maravillosos témpanos flotantes. Conocerlo es una experiencia inolvidable.

Este glaciar es uno de los varios glaciares patagónicos que acrece. De la misma manera que Sein,

  • · Nace en Navarra y se desarrolla en País Vasco.
  • · La coyuntura económica actual hace que restemos algunos Clientes, pero otros más se van sumando.
  • · Se nos conoce por el mantenimiento de infraestructuras pero es mas lo que somos y hacemos que lo que se ve (preventivo, seguridad, formación…)
  • · Cada uno de nuestros Clientes disfruta de los años de experiencia acumulada de Sein.
  • · Conocernos es una experiencia agradable y positiva para las empresas.
  • · En un entorno cada vez más complicado y agresivo, crecemos siendo fieles a la misma filosofía y valores de nuestros inicios hace 28 años.

Al contrario que con el hielo que se diluye en el lago nosotros esperamos, deseamos y trabajaremos por recuperar esos pedazos-clientes y volverlos a unir a la masa que conforman los más de 300 Clientes actuales que conforman esta solida y sostenible empresa-glaciar que es Sein.