El cloud computing o “la nube” se ha convertido en la tendencia tecnológica más importante del momento. Las grandes compañías del sector TIC concentran sus esfuerzos en hacernos llegar los evidentes beneficios de la nube; ahorro de costes, flexibilidad, rendimiento…

Es sin duda un modelo tecnológico muy interesante, pero lleno de grandes menajes pero también de grandes incógnitas, sobretodo cuando tratamos de subirnos a las nubes y todos los aspectos positivos ya no son tan atractivos. Noticias recibidas recientemente relacionadas con los fallos de proveedores de cloud computing tan importantes como Amazon, de la cual dependen a su vez otros múltiples proveedores de otras tantas nubes, sirven de ejemplo y también de ejemplo de lo que nosotros llamamos “estar en las nubes”.

http://www.muycomputer.com/2011/08/08/amazon-ec2-caido-meneame-entre-los-afectados

Estar en las nubes significa no saber dónde están los datos de la empresa, dónde se ejecutan las aplicaciones, quién accede a la información, quién gestiona la infraestructura, qué nivel de servicio tendrá la empresa si surge una incidencia o quién es el interlocutor que atiende las solicitudes de servicio con el modelo cloud. ¿Qué ocurre si se detiene el servicio? El ejemplo anterior muestra que la nube también “se cae” y se detiene.

Ante esta situación en la que son muchos los beneficios y muchos los inconvenientes y temores, SEIN ha desarrollado su propio modelo de cloud computing para que el Cliente pueda estar en la nube incorporando todas sus ventajas con la tranquilidad de saber que es gestionada por su proveedor de confianza.

El Cloud Computing, al igual que un modelo de infraestructura física tradicional, debe de estar personalizado según las necesidades del Cliente. Ofrecer infraestructura como servicio requiere conocer los requisitos del Cliente, dimensionar correctamente la Solución, establecer y cumplir niveles de servicio y también aplicar rigurosas políticas de seguridad, del mismo modo que si el Cliente tuviera la infraestructura en sus oficinas. Quizá el beneficio más importante de “estar en la nube” es poder tener un contacto con quien poder interactuar, solicitar cambios, soporte o reportar incidencias que pudieran ocurrir.

Estamos en la nube, y como uno de nuestros servicios más importantes, aportamos la personalización, compromiso y calidad que requiere, para de este modo hacer del Cloud computing una realidad para la PYME.